¿Por qué mi hijo no habla?

A menudo las familias nos hacen esta pregunta, el trastorno del lenguaje es un trastorno del neurodesarrollo que se asocia, según la OMS (2018) a dificultades persistentes en la adquisición, comprensión, producción o uso del lenguaje que se detectan durante la infancia. Afecta al 7% de la población infantil y su causa parece ser hereditaria en un 50-70% de los casos.

 

De manera más específica podemos identificar como dificultades del lenguaje:

 

  • Retraso global en la adquisición del lenguaje.
  • Dificultades de expresión.
  • Problemas de comprensión.
  • Vocabulario significativamente reducido.
  • Construcciones morfosintácticas incompletas.
  • Discurso alterado.

 

Todas estas dificultades intervienen de forma directa y negativa sobre la vida del sujeto que las presenta. Cuando la comunicación se ve limitada por dichas dificultades también se limitan sus relaciones sociales y su rendimiento académico.

 

Por este motivo es importante una detección precoz de las dificultades y una intervención logopédica específica durante los primeros años de vida.

En la siguiente infografía os dejaremos una serie de señales de alarma que debemos tener en cuenta durante el desarrollo lingüístico de los más pequeños de casa.

 – Quizás pueda interesarte –

×